sábado, 18 de diciembre de 2010

La bacanal de la tristeza


No es quiera escribir
                                   y me salga espuma
                                                                como aquel
es que descubro la tristeza
polizonte perenne en este viaje
                                            a la redonda
donde parecen hechas todas las preguntas
ante un ordenador de alternativa única
quién va a ser
                        a la hora
                                      de  los muros invisibles
huérfanos del antaño privilegio
                                       de la franqueza
a tientas entre el precio
desorientados en el mercado vasto
de versos y zapatos
                                igualmente pop
no es que quiera escribir
la oda al pesimismo
como confundirán los ortodoxos
                                         voluntaristas
no es que quiera disentir
de la confianza emergente
es el espanto
porque los perros en París
                                     ni ladran
el lago de Ginebra está manchado
y las putas, muñecas postmodernas
se venden en vidrieras
                                   en Amsterdam
cuando la guerra en cualquier parte
                                   dejó de ser noticia
ante tanta muerte televisiva
                                          televisable
                                                            teledirigida
en un menú que incluye
                                     sexo virtual

                                 

como civilizado antídoto
                                      contra el SIDA
y todavía hablan por ahi
                                 de libertad poética
No es que quiera escribir
                                      el poema morado
                                                                 de la duda
levantar sospecha en las tribunas
es el derecho al grito
la concurrencia de todas
                                     las preguntas
                                                         desde la bacanal de la tristeza

2 comentarios:

Elsie dijo...

Chévere poema, ahora que lo leo de tarde en tarde me parece exquisuavito...

Un quiero

Lázaro Buría dijo...

¿Y? ...